Las consecuencias de la baja productividad

Pérdida de motivación, baja rentabilidad, exceso de horas que deterioran nuestra calidad de vida; el objetivo es trabajar “mejor” en lugar de trabajar “mucho más”, y en esto te pueden ayudar los procesos y los protocolos de trabajo.